En la comunicación científica corporativa la implicación no es suficiente

El pasado miércoles 29 de junio se celebró en la Antigua Fábrica de Estrella Damm en Barcelona el segundo encuentro TEI Bio Barcelona, que como te expliqué en este post es una iniciativa que tiene el objetivo de crear una comunidad activa para fortalecer la Transferencia de conocimiento, el Emprendimiento científico y la Inversión en el sector de la Biomedicina y la Biotecnología. Si aún no te has sumado a estos encuentros y te apetece estar al día sobre todas las novedades que se cuecen en el sector biomédico en Cataluña, no te puedes perder el próximo encuentro que tendrá lugar a la vuelta después de las vacaciones de verano. Ya lo hemos empezado a organizar y me encantará contar contigo y charlar.

Esta vez el formato del encuentro fue un poco diferente respecto la primera vez ya que incluimos una ronda de Elevator Pitches de emprendedores en el sector biotecnológico y de la salud y al final hubo diferentes mesas redondas para debatir en pequeños grupos temas de interés y actualidad como pueden ser los cambios de paradigma en la actual sociedad del conocimiento y cultura de la innovación, cómo acceder a la financiación, la difusión científica para transferir nuestra actividad a la sociedad, el ecosistema bioemprendedor en Cataluña y la transferencia tecnológica como fenómeno casual o estratégico.

Por mi vinculación profesional en el mundo de la comunicación y la salud, escogí ser el moderador de la mesa de debate sobre la comunicación científica corporativa y la verdad es que fue muy interesante.

Iniciamos el debate sobre por qué es importante la comunicación científica en el sector de la salud y la investigación biomédica. La idea compartida por tod@s fue que las empresas e instituciones del sector salud tienen el compromiso de comunicar lo que hacen al resto de la sociedad de una forma amena, comprensible y con rigor científico. La tarea de comunicador en salud la puede desarrollar tanto el/la periodista especializado en ciencia y salud como el investigador y/o el profesional de la salud, siempre y cuando se tenga un suficiente conocimiento del tema y la suficiente vocación y pasión de convertirse en un vínculo que conecta la marca, empresa o institución con sus audiencias de interés. Aunque aún queda mucho camino por recorrer, la comunicación a nivel empresarial ya se está dejando de ver como solo un instrumento dirigido a los públicos externos e internos de la empresa para verse como una herramienta corporativa y estratégica. Como dice Jordi Morató, periodista especializado en comunicación corporativa en el sector sanitario y de la investigación: “La comunicación no es un simple instrumento al servicio de la gestión, sino uno de los ejes centrales de la gestión en las organizaciones”. Una idea que salió durante el debate fue que la comunicación científica corporativa se ve como un hobby al que es difícil dedicarte por no ser sostenible. Me sorprendió esta respuesta, porque precisamente llevo dedicándome directamente o indirectamente a la comunicación en el sector salud desde el año 2010 y siempre he sentido que la comunicación científica corporativa es una profesión muy necesaria en nuestra sociedad.

Otro tema de interés que surgió es la importancia de disponer e implementar herramientas objetivas que midan el impacto de la comunicación corporativa. Establecer anualmente la cuantificación del impacto de las acciones comunicativas en el balance económico de todas las empresas podría ayudar a una mayor concienciación del impacto de la comunicación a la hora de mejorar la confianza de la empresa o institución con sus grupos de interés o stakeholders.

Los medios de comunicación ya se toman en serio la comunicación. Ahora es necesario también que se la tomen en serio las empresas y en el sector de la salud es imprescindible. Porque si la propia empresa no invierte en personas con formación científica y especializadas en la comunicación que se dediquen a comunicar lo que hace, otros lo harán por ella, con el riesgo que esto conlleva. Hacer bien las cosas y darlo a conocer a sus públicos, por este orden, porque no es un objetivo de la comunicación ocultar y distorsionar aquello que la empresa hace mal.

Y termino con una reflexión que nos hizo Luis Ruiz-Ávila, CEO de Spherium Biomed: “En un plato de huevos con beicon, la gallina solo está implicada, mientras que el cerdo está comprometido” (*).

En las estrategias de tu empresa o institución para hacer llegar vuestros mensajes ante los públicos internos y externos de interés, ¿estás implicad@ o comprometid@?

(*) Encourage your people to be committed to a project rather than just involved in it. You know the difference between involvement and commitment don’t you? In a meal of bacon and eggs, the chicken is involved, the pig is committed. Richard Pratt – multimillonario australiano.

Participantes asistentes a la mesa de debate sobre comunicación científica corporativa.

Andreu Prados

Farmacéutico y Dietista-Nutricionista

Imagen de la portada: Flickr.

Y tú ¿qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Finalidad de la recogida y tratamiento de datos personales: gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: tu consentimiento.

Destinatarios: tus datos estarán ubicados en los servidores de Active Campaign (proveedor de e-mail marketing de www.andreuprados.com) fuera de la UE en Estados Unidos y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Puedes consultar aquí la política de privacidad de Active Campaign.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@andreuprados.com, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Información adicional: puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.