7 trucos para una redacción digital en salud de película

Internet cada vez está creciendo más como fuente de información sobre temas de salud. Las evidencias son convincentes: el 60% de la población española utiliza internet para informarse sobre salud y 1 de cada 5 personas lo hace a través de las redes sociales.

Un dato que quizás te sorprenda es que el grupo de edad comprendido entre los 16 y los 49 años es el que más utiliza Internet para consultas sobre salud. En particular, las mujeres son las que más recurren a Internet para documentarse sobre temas de salud (fuente).

Al igual que tú, yo también soy un profesional sanitario. Ambos sabemos que el sector de la nutrición y la salud es un gran motor económico.

Sin embargo, sientes que no tienes las habilidades y recursos necesarios para manejarte bien en el entorno digital.

Los pacientes a los que te diriges están en Internet, así que parece lógico que tengas que estar presente en la conversación que tiene lugar en el mundo offline si no te quieres perder nada.

Aunque dispones de poco tiempo para digitalizar tu profesión, debes afrontar esta realidad y no darle la espalda.

No te preocupes porque estás en el lugar adecuado.

Si estás aquí es porque quieres aprender técnicas y herramientas probadas y útiles para redactar contenidos de salud relevantes.

Sí, aprender a redactar contenidos sanitarios atractivos y contrastados es necesario para destacar frente a tu competencia, atraer a tus potenciales clientes y mejorar tu negocio.

Lo que pasa es que escribir para Internet no es lo mismo que escribir en un soporte impreso. Por tu formación en nutrición y ciencias de la salud estás acostumbrado a leer libros y artículos de PubMed. Pero este formato de escritura académica no sirve en Internet.

Toma nota de los siguientes consejos para mejorar tu redacción web.

 

1. Ves al grano.

Evita los textos excesivamente largos y redundantes. Sintetiza la información que quieres explicar.

Si al lector le apetece ampliar la información, podrá acceder a las fuentes originales haciendo clic en los enlaces que hayas incluido en el texto.

 

2. Empieza por el título. 

Si empiezas a redactar el post (artículo que se publica en un blog) con el título, te ayudará a no dispersarte. Una vez lo tengas, solo tendrás que enumerar los aspectos más importantes que quieres tratar y seguir con el desarrollo de cada idea que enumeres.

El título es el elemento más importante de tu post que determinará si el lector lo lee o no. Más adelante dedicaré una entrada en mi blog para hablar sobre los filtros que debe pasar un buen título en nutrición y salud.

 

3. Organiza el texto en párrafos e incorpora subtítulos.

Explica lo más importante al principio. Tu lector no va a leer palabra por palabra todo tu post, así que engánchale desde el inicio.

El recorrido que suele hacer un lector cuando lee en un soporte digital es el siguiente: primero mira el título, luego el primer párrafo introductorio y finalmente rastrea el contenido hasta la conclusión, deteniéndose en aquellas partes que le interesan.

En Internet buscamos información clara, concisa y contrastada. Usar en la introducción o primer párrafo un ejemplo de tu vida como evidencia te permitirá conectar emocionalmente con tu lector. Sin embargo, otras veces vas a necesitar otro tipo de recursos (como un testimonio, una analogía o un dato de un estudio) para argumentar con más peso tu punto de vista. La evidencia vence a la duda y es importante que te plantees qué tipo de evidencia es crítica para la persona a la que te diriges.

Para aprovecharte del patrón de lectura en diagonal de tu lector:

  • Divide tu texto en párrafos y que cada párrafo se centre en una idea. Idealmente cada párrafo debería tener como máximo 3-4 líneas.
  • Prioriza las frases breves y en voz activa. Cíñete a la estructura de sujeto + verbo + objeto + complementos para que tu contenido se entienda mejor. Es recomendable evitar los verbos en voz pasiva.
  • Utiliza diferentes subtítulos para separar el texto (los llamados H1, H2, H3 y demás en WordPress). A ti te servirán como hoja de ruta para que no te dejes nada (esqueleto de tu post) y a tu lector le facilitarán la lectura.
  • Recurre a las llamadas a la acción tanto al final del post como dentro de él. Son un buen recurso para que el lector mantenga el interés por tu artículo.

Mi consejo: Partir de un buen esquema inicial te facilitará mucho las cosas y luego puedes desarrollar (rellenar) cada apartado.

Como ejemplo te pongo el siguiente esquema con la estructura que he seguido en este post:

 

4. Esquematiza los contenidos en forma de listas breves.

Intercalar durante el texto listas cortas que no superen las 8 viñetas (a modo de “lista de compra”) mejora la atención de tu lector. Pero tampoco abuses de ellas, porque si no puede tener el efecto contrario.

 

5. Utiliza las negritas para resaltar las ideas más importantes.

Para resaltar alguna idea importante utiliza la negrita. No subrayes una palabra o frase, porque el lector puede confundirla con un enlace. Además, te recomiendo no abusar de las mayúsculas (en el entorno digital, son sinónimo de gritar).

 

6. Mantén el rigor en todo momento.

Siempre que sea posible enlaza a las fuentes originales para que el lector pueda ampliar la información si le interesa.

En la redacción web en salud este debería ser un must. Aunque el tono del post sea divulgativo y esté dirigido al consumidor final, incorporar los enlaces a las fuentes es un sello de calidad y confianza.

 

7. Incluye material audiovisual.

Añade fotos, infografías e vídeos que refuercen tu mensaje. Permiten “oxigenar” el texto y hacen que la lectura sea menos densa.

Soy consciente que no te he dado consejos para que los motores de búsqueda indexen de forma óptima tu artículo en Internet (el famoso SEO). He preferido centrarme primero en darte trucos útiles para ayudarte a que el contenido de tus artículos sea suficientemente atractivo para tus lectores. Sin un buen contenido difícilmente atraerás, conectarás y crearás relaciones de confianza con tus lectores.

 

Y tú, ¿qué método utilizas a la hora de escribir tus posts?

Esta es la parte de la conclusión o cierre de tu post. Huye del formato académico clásico y cierra el artículo con una pregunta concreta que quieres que responda tu lector. Esta pregunta debe responder al objetivo de tu post (que el lector se informe sobre un nuevo estudio científico, que comparta tu post, que comente, etc.).

 

Y tú ¿qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Finalidad de la recogida y tratamiento de datos personales: gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: tu consentimiento.

Destinatarios: tus datos estarán ubicados en los servidores de Active Campaign (proveedor de e-mail marketing de www.andreuprados.com) fuera de la UE en Estados Unidos y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Puedes consultar aquí la política de privacidad de Active Campaign.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@andreuprados.com, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Información adicional: puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.