Comunicación en salud de confianza

5 consejos para reconocer webs y blogs de salud fiables

Estoy seguro que a ti también te ha pasado.

Ante la creciente saturación de contenidos de salud, como profesional sanitario has tenido que convertirte en un prescriptor de contenidos contrastados y fiables de salud en Internet.

 

Internet como fuente de información sobre salud

Según un informe publicado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el 60% de los ciudadanos utilizan Internet para informarse sobre cuestiones de salud a pesar de que esta fuente de información les genera poca confianza.

Un dato relevante es que el 85% de la población busca información sobre salud como primera y única opción en buscadores generales como Google o Yahoo, con el riesgo que esto conlleva si un profesional sanitario no le guía en el proceso.

[bctt tweet=»El 85% de la población busca información sobre salud como primera y única opción en buscadores generales» username=»»]

Ante este creciente uso de Internet para conocer aspectos relacionados con el cuidado de la salud, tú como profesional sanitario eres un buen candidato para recomendar páginas web o blogs de salud fiables o mejor aún, si te apetece y tienes tiempo, puedes dar un paso más y convertirte en proveedor de contenidos claros y rigurosos en tu especialidad.

Si los ciudadanos utilizan Internet para buscar información sobre su salud, ¿no crees que deberían encontrar respuesta en profesionales de la salud?

De hecho, el 37% de los pacientes asegura que le gustaría que su médico de Familia les recomendara páginas webs o blogs de salud fiables según el informe que te citaba antes.

Esta tendencia irá en aumento y tal como sucede con la ciencia y la medicina basadas en las pruebas, una comunicación en salud clara, sencilla, contrastada y rigurosa es imprescindible para involucrar a las personas en su salud.

Porque aunque la atención sanitaria empieza en la consulta del médico, antes de que un ciudadano acuda al médico y después de su visita hay muchos momentos para acompañarle a través de la comunicación.

Y ante esta situación tienes dos opciones: mirar hacia otro lado o ayudar a mejorar la experiencia digital de los consumidores o pacientes a través de la recomendación de webs y blogs de salud.

 

5 consejos infalibles para reconocer una web o blog de salud fiable

 

A pesar de la gran oferta de contenidos en salud que hay publicados en Internet, no todos son fiables. Es importante aprender a identificar qué contenidos son relevantes. Sin este paso previo corres el riesgo que la información de salud que recomiendes y compartas en tus redes sociales tenga algún sesgo o no sea del todo relevante ni rigurosa.

Por eso, toma nota de los siguientes trucos para saber filtrar los contenidos de salud en Internet que merecen la pena:

[bctt tweet=»Estoy a punto de aprender 5 consejos infalibles para reconocer una web o blog de salud fiable» username=»»]

 

1# Verifica la autenticidad de los datos del autor de la publicación

Responde a las siguientes preguntas para conocer quién hay detrás de los contenidos:

  • ¿Quién es el autor? ¿Aparece un resumen de su biografía o un enlace a su currículum?
  • ¿Aparece una vía de contacto con el autor/organización (formulario, correo electrónico o redes sociales)?
  • ¿La web está adecuada a la Ley Orgánica de Protección de Datos y a la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información? Busca que en la web aparezca el aviso legal, las condiciones de uso, la política de privacidad, la política de cookies y la política publicitaria (si procede).
  • ¿Qué conflictos de interés tiene la persona que escribe el artículo? ¿Quién financia la página o portal? ¿Qué productos o servicios vende la página?

La credibilidad de la persona u organización que publica el contenido te puede orientar acerca de la calidad y relevancia del contenido en salud, aunque siempre convendrá hacer una lectura crítica de la información.

 

2# Comprueba la actualización de los contenidos

La información científica en salud evoluciona muy rápido y conviene estar actualizado para poder contrastar los datos.

Fíjate en si aparece la fecha de publicación y de modificación de la información para saber si está actualizada.

 

3# Averigua si la información está basada en pruebas u opiniones personales

Es importante que aparezcan las fuentes en las que se ha basado el autor del contenido. Comprueba las referencias y los enlaces que se ofrecen: si no se comparten las fuentes debes desconfiar del contenido.

Otro consejo es que te fijes en el tipo de estudio que sustenta la información. Como bien sabes, en ciencias de la salud los estudios científicos pueden ser de tres tipos: in vitro (cultivo de células en el laboratorio), in vivo o en animales de experimentación (pre-clínicos) y en voluntarios humanos (clínicos).

La fuerza de las recomendaciones que se derivan de cada uno de ellos no es la misma y conviene que te fijes en si en el título o los apartados de la publicación se ajustan a la realidad o, si por el contrario, son sensacionalistas y solo buscan llamar la atención.

En cualquier caso, la web o el blog deben explicitar que la información ofrecida es orientativa y no sustituye al diagnóstico o tratamiento de los profesionales sanitarios que nos atiendan en persona.

 

4# ¿La web o el blog disponen de acreditaciones y sellos de calidad?

Si la web o blog sanitario tiene algún sello de calidad es indicativo que cumple con unos estándares mínimos de buenas prácticas. Los sellos más extendidos para contenidos de salud son el Web Médica Acreditada (WMA) del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona y a nivel internacional el HONcode elaborado por la Health on the Net Foundation.

Otros sellos acreditativos que también se utilizan son la certificación de webs y blogs sanitarios de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, el sello Web Sanitaria Acreditada SEAFORMEC de la Organización Médica Colegial, el sello Web de Interés Sanitario (WIS) de PortalesMedicos.com y el sello M21 del portal Medicina21.

 

Sellos de calidad de las webs y blogs de salud.

Te recomiendo hacer una revisión crítica frecuente de las webs sanitarias que consultes, teniendo en cuenta que para obtener las acreditaciones se revisa el contenido en general y normalmente las revisiones se suelen hacer anualmente o cada varios años, lo que te obliga a no bajar la guardia.

 

5# La forma también importa: fíjate en cómo se presenta la información

Además de la calidad del contenido, la forma de presentar el contenido también importa. ¿Qué primera impresión te ha dado la web de salud que visitas?

Si la web o el blog está bien estructurado, con un diseño limpio y profesional, un lenguaje correcto y es accesible desde cualquier dispositivo móvil será un motivo más para poder confiar en su contenido.

Si tienes que priorizar entre contenido y diseño, quédate con la calidad del contenido. La forma se debe supeditar al contenido, y no al contrario.

 

Ahora opinas tú

Y tú, ¿en qué parámetros te fijas para medir la calidad de los contenidos de las webs y blogs sanitarios?

 

 

 

Y tú ¿qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Finalidad de la recogida y tratamiento de datos personales: gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: tu consentimiento.

Destinatarios: tus datos estarán ubicados en los servidores de Active Campaign (proveedor de e-mail marketing de www.andreuprados.com) fuera de la UE en Estados Unidos y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Puedes consultar aquí la política de privacidad de Active Campaign.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@andreuprados.com, así como presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Información adicional: puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.