¿Quieres saber qué se cuece en emprendimiento científico en Barcelona?

Si estabas esperando el momento perfecto para conocer las últimas novedades del emprendimiento en el sector de las Biociencias en Cataluña, no tienes que esperar más. Ha nacido el primer encuentro para el emprendimiento científico en Barcelona

Los encuentros TEI Bio nacieron en Valencia y después se han expandido a Madrid, Bilbao, Málaga y ahora en Barcelona. Gracias a un equipo fantástico hemos podido implicarnos en la organización del primer encuentro TEI Bio en Barcelona. Y se trata de un proyecto que llevamos gestando desde el pasado III Congreso Nacional de Científicos Emprendedores celebrado en Madrid, en el que tuvimos el placer de desvirtualizar a Manuel Pérez-Alonso, profesor de genética en la Universidad de Valencia, investigador y emprendedor. La verdad es que es una persona fantástica que desde el minuto cero de haberle conocido transmite confianza, compromiso y muchas ganas de llevar a cabo nuevos proyectos.       

Los Encuentros TEI Bio Barcelona son una iniciativa de la Asociación Española de Emprendedores Científico-Tecnológicos (AEEC) con la colaboración del Instituto Empresarial de Biotecnología, la Asociación de Biotecnólogos de Cataluña (ASBTEC) y BioSeed Capital. El primer Encuentro TEI Bio en la terraza del Hotel Gallery de Barcelona del pasado 26 de abril contó con representantes y directivos de diferentes instituciones, empresas y centros de investigación del sector de la Biomedicina y la Biotecnología de Cataluña: BIOCAT, Catalonia Bio, ACCIÓ, Leitat, Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR), Parque Científico de Barcelona, Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS), Institut Català de Nanociència i Nanotecnologia (ICN2), Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona (IRB), Bionure, Mind the Byte, Capital Cell, Spherium Biomed, Asociación de Comunicadores de Biotecnología y Galènia Comunicación Médica.            

¿Por qué? Los Encuentros TEI Bio Barcelona surgen con el objetivo de crear una comunidad activa para fortalecer la Transferencia de conocimiento, el Emprendimiento científico y la Inversión en el sector de la Biomedicina y la Biotecnología. Ya a principios del siglo XX, Ivy Ledbetter Lee -considerado uno de los fundadores de la disciplina de las relaciones públicas- comentó que toda empresa debía “hacerlo bien y hacerlo saber”, es decir, comunicar todo lo que hace al resto de la sociedad. Precisamente este es uno de los pilares que nos hemos propuesto en los encuentros TEI Bio Barcelona: crear sinergias profesionales a través de exponer casos de éxito en el sector de la biomedicina para inspirar y avanzar juntos hacia una visión de la ciencia más allá de un laboratorio.       

Inauguraron el evento Xavier Testar, vicepresidente de la AEEC, y Manel Cascalló, CEO de VCN Biosciences SL, empresa spin-off surgida del Grupo de Viroterapia del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) que se dedica al desarrollo de nuevas aproximaciones terapéuticas para tumores que carecen de un tratamiento efectivo. En su intervención, Cascalló habló de los inicios del modelo de negocio de su empresa y mencionó las claves para garantizar el éxito a la hora de emprender un proyecto en biomedicina: tener y transmitir pasión por tu proyecto, identificar qué genera valor en cada etapa del proceso, rodearse de personas que te puedan ayudar, contar con expertos a tiempo parcial y no perder nunca de vista el objetivo estratégico de la empresa.  

Después de la charla-coloquio inicial, tuvo lugar un debate abierto entre los asistentes para hablar de los principales retos a la hora de emprender en biotecnología desde las universidades, centros de investigación y hospitales. Al finalizar el encuentro se sirvió un aperitivo y hubo tiempo para fomentar el networking entre los participantes.

Este primer encuentro TEI Bio en Barcelona pretende dar continuidad a otros encuentros que se organizarán a lo largo del año para impulsar la transferencia, el emprendimiento y la inversión en el ecosistema de las biociencias. Los encuentros TEI Bio Barcelona están abiertos a todo el mundo y especialmente a estudiantes y jóvenes emprendedores, con el objetivo de inspirarles a partir de casos de éxito y contar con el acompañamiento de CEOs del sector.

Organizadores de los encuentros TEI Bio en Barcelona. De izquierda a derecha: Virginia Méndez, Andreu Prados, Mireia Bosch, Alberto Zurita, Martí Jiménez, Estefanía Fernández, Míriam Fernández y Juan García (ausente).

Como dice Mark Twain “El secreto para emprender… es empezar”. Con los encuentros TEI Bio queremos crear espacios para avanzar hacia un modelo de investigación responsable centrado en aportar valor a la sociedad de una forma responsable y transparente.   

Mireia Bosch
Estudiante de último curso de Nutrición Humana y Dietética y científica apasionada en Neuronutrición
 
Andreu Prados
Farmacéutico y Dietista-Nutricionista

Imagen de la portada: fotografía realizada por Nicolás Palacios.  

Categoría: 

Comunicando la Ciencia Ciudadana

El pasado 8 de marzo se presentó en Madrid el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España, un proyecto que tiene el objetivo de aumentar nuestro conocimiento sobre la Ciencia Ciudadana y estudiar su influencia en la relación entre la ciencia y la sociedad gracias al uso de las nuevas tecnologías basadas en Internet. Lo puedes seguir en Twitter, Facebook y LinkedIn y a través de este enlace puedes ver el evento de su presentación. Este proyecto de la Fundación Ibercivis está financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y cofinanciado por el Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) y pretende elaborar un informe que exponga la situación actual en España de la Ciencia Ciudadana. A través de la página web del Observatorio de la Ciencia Ciudadana puedes consultar las iniciativas sobre ciencia ciudadana que se llevan a cabo en España e incluso te permite registrar la tuya.       

 

                                                               

Logo del Observatorio de la Ciencia Ciudadana. 
Fuente: FECYT.

La Ciencia Ciudadana es el trabajo conjunto de todos los actores de la sociedad en el progreso científico. En la era del conocimiento en la que nos encontramos este nuevo enfoque de la ciencia permite que tod@s salgamos ganando. Tal como afirma el Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU, por sus siglas en inglés International Council for Science), la misión de este modelo de ciencia abierta es fortalecer la ciencia internacional en beneficio de la sociedad.     

La Ciencia Ciudadana forma parte del concepto de investigación e innovación responsables y utiliza las redes sociales para que la información y el conocimiento lleguen a todas las personas. Para ello abarca diferentes actores sociales: investigadores, financiadores, docentes, periodistas, políticos, ciudadanos, empresas, entidades sin ánimo de lucro, etc.   

Me ha gustado mucho la idea del Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España de crear sesiones de trabajo de Ciencia Ciudadana en Twitter en las que en torno al día 15 de cada mes se debatirán diferentes temáticas (a través del hashtag #CitSciChatES) y se podrá participar a través de lanzar preguntas y respuestas. Sin duda pretende ser un punto de encuentro enriquecedor gracias al debate entre tod@s.  

Afortunadamente cada vez nacen más proyectos de Ciencia Ciudadana y desde mi punto de vista acercar ciencia y sociedad nos ofrece muchísimas oportunidades. Por ejemplo, nos puede ayudar a obtener nuevas formas de financiación y mejorar la cultura científica y, no menos importante, nos permite ser realistas y saber qué estamos haciendo mal en la transferencia de conocimiento hacia la sociedad. En mi trayectoria profesional he participado como becario -en ocasiones remunerado y en otras no- en varios proyectos de investigación nacionales y europeos relacionados con la nutrición. En la mayoría de ellos he echado mucho de menos que se invierta parte del tiempo (y del dinero) en hacer llegar los resultados de las investigaciones a los ciudadanos y que se mida el impacto real del proyecto a lo largo del tiempo sobre la salud pública. Defiendo que la ciencia básica es necesaria y opino que muchas veces nos centramos demasiado en los aspectos mecanísticos demasiado concretos y perdemos la visión global de la ciencia. No nos podemos olvidar que la sociedad es un pilar fundamental en la ciencia y que todas las personas implicadas en el proceso de I+D+i somos responsables de devolver los resultados de las investigaciones a la sociedad en conjunto. Opino que la persona es el centro de la investigación y en cada proyecto se debe priorizar el servicio y la repercusión en la mejora de la calidad de vida de la población. En esta línea, desde el pasado mes de enero estoy involucrado en la organización del proyecto de Ciencia Ciudadana “Scientists Dating Forum” (SDF), que está formado por científicos de diferentes áreas del conocimiento que con pasión e ilusión pretendemos contribuir a un mejor diálogo entre ciencia y política, economía y sociedad.              

Uno de los retos que se me plantean cuando hablamos de Ciencia Ciudadana es hasta qué punto se puede incorporar en la investigación tradicional y qué validez real tienen los parámetros que se están utilizando para evaluar y medir el retorno social de las actividades y proyectos I+D+i. Y creo que los obstáculos a la investigación e innovación responsables empiezan en nosotros mismos. Es necesario un cambio de mentalidad y de actitud. Si ponemos foco en aportar valor a los demás a través de nuestra misión (o misiones) todo será más fácil. Lo que sucede es que el sistema no nos ayuda: ¿de qué sirve basar la excelencia en investigación solo en el número de artículos científicos publicados en revistas de alto impacto? Para poder mejorar es necesario medir nuestras acciones y el impacto de la ciencia sobre la sociedad también hay que tenerlo en cuenta.    

En definitiva, aún nos queda mucho por hacer hasta que el concepto de investigación e innovación responsables pase a formar parte de la rutina del proceso científico. La Ciencia Ciudadana es una materia emergente y multidisciplinar que ya está formando parte de algunos proyectos y que con el compromiso de los diferentes actores sociales se consolidará con resultados exitosos a medio y largo plazo.  

Andreu Prados
Farmacéutico y dietista-nutricionista

Imagen de la portada: Flickr

Categoría: 

Actores sociales de la ciencia: Buceando en la investigación e innovación responsables

La comunicación científica es un sector emergente y en continua evolución que afortunadamente cada vez se tiene más en cuenta en el mundo empresarial. En España se la conoce más como periodismo científico, aunque está creciendo como disciplina académica consolidada que abarca roles tales como la educación científica y la comunicación corporativa. Otros nombres con

De la bata a la corbata: La ciencia más allá del laboratorio

La semana pasada -los días 4 y 5 de noviembre- tuve el placer de asistir con mi amiga Mireia Bosch al III Congreso Nacional de Científicos Emprendedores bajo el título “El método científico para emprender: fórmulas y consejos”. Lo organizó la Fundación Damián Rodríguez Olivares y tuvo lugar en el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) en el Campus de Cantoblanco de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Por si no la conoces, Mireia es estudiante del último curso del Grado en Nutrición Humana y Dietética, actualmente está trabajando para potenciar el talento joven y la ciencia dentro de la universidad y, a su vez, está iniciando su carrera como investigadora en el campo de la Neuronutrición.    

El post de hoy lo hemos preparado con mucho cariño entre Mireia y yo con el objetivo de compartir contigo nuestro punto de vista del congreso y lo que nos ha inspirado para seguir avanzando en entender la ciencia más allá de la poyata de un laboratorio. A lo largo del evento, diferentes emprendedores mostraron casos de éxito, dificultades y oportunidades a la hora de lanzar una empresa o proyecto de base científica. El formato del congreso fue a través de mesas redondas, charlas temáticas y workshops en grupos reducidos. A continuación tienes un breve extracto de los temas que se trataron:    

  • La transferencia como vía para poner el conocimiento en valor de la sociedad, y la universidad como institución comprometida con dicha función.  
  • Errores que se pueden cometer al principio de la creación de una empresa y obstáculos a los que se enfrenta el científico.
  • Por qué patentar, qué se debe patentar y en qué momento de la investigación. Repaso a los aspectos legales más importantes.
  • Comunicación del emprendimiento a la sociedad. Importancia del crecimiento de la economía de la sociedad en base a un modelo basado en el conocimiento.
  • Explicación de la trayectoria, momento actual, proyección futura y consejos de varias empresas y proyectos reales creados por científicos emprendedores (NIMGENETICS, INNEON, PRO-RETINA y NATAC).
  • Investigador o empresario. Cambio que supone pasar de estar en el laboratorio a dirigir la empresa, y cuáles son las dos caras del emprendimiento.
  • El papel de la mujer en la ciencia y desarrollo de vías para mejorar la situación actual.
  • Transferir o emprender. Transferencia a la sociedad de la investigación aplicada generada en las universidades mediante licencias o creación de spin-off y start-ups.
  • Fuentes de financiación públicas y privadas a la hora de emprender proyectos o empresas de base científica.
  • En qué se fija un inversor. Cómo solucionar la barrera de la financiación a la que se enfrenta un emprendedor al inicio.
  • Emprendimiento, financiación pública y con un especial hincapié a la eco-innovación, como el modelo que plantea Inneon.        

                           

Salón de actos del ICMAT durante el desarrollo del III Congreso Nacional de Científicos Emprendedores.

Una de las características que nos sorprendió es que los científicos y emprendedores que mostraron sus experiencias tras su salto al mundo empresarial, lo hicieron en un momento avanzado en su trayectoria profesional y tras haber adquirido experiencia en diferentes sectores. Se estima que en España la media de edad de los emprendedores en ciencias de la vida es de 50 años. En este contexto, cuando los proyectos están verdes en su inicio resulta fundamental trabajar con un equipo de personas comprometidas y con unos mismos valores para así tener la garantía que el proyecto o empresa seguirán hacia delante. Para poder conseguir los objetivos es imprescindible asociarnos con personas que actúen de acuerdo a sus valores. No podemos dejar de ser nosotros mismos porque eso luego se nota. Y a la hora de trabajar con más gente es importante que compartamos el mismo porqué; de esta forma, podremos avanzar con éxito a pesar de las dificultades y trabas que aparezcan en el camino. Volviendo a una de las principales temáticas que se trataron en el congreso, un equipo bien cohesionado suele tener más posibilidades a la hora de buscar financiación, ya que un grupo que se percibe unido atrae a más inversores.   

A lo largo del congreso se hizo mucho hincapié en tener un buen dominio del inglés y en saber comunicar a la hora de vender un proyecto como emprendedor. Es imprescindible que los profesionales comuniquemos mejor, porque nuestra visibilidad es tan importante como nuestra habilidad. Así, una vez nos hemos analizado a nosotros mismos y al corazón de nuestro proyecto, su visión, misión y valores, la segunda etapa consistirá en comunicarlo y establecer relaciones para trabajar desde la sinergia y todo ello buscando la autenticidad. Y es que cada discurso o conferencia la deberíamos afrontar como una oportunidad. Como sostiene Ferran Ramón-Cortés en su muy recomendable libro “La isla de los cinco faros”: “Comunicar permite construir relaciones porque la comunicación dice mucho de nosotros mismos y nos acerca a los demás. Crea complicidades”.      

El miércoles por la tarde asistimos al taller de oratoria impartido por Irene Tato -especializada en la comunicación en el sector sociosanitario- que nos enseñó herramientas prácticas y muy útiles a la hora de hablar en público.  

El jueves por la tarde hicimos una visita guiada al Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Alimentación -IMDEA Alimentación- de la mano del Dr. Alberto Dávalos. La Sede de IMDEA es el Antiguo Pabellón Central del Hospital de Cantoblanco, situado en el precioso Campus de Cantoblanco de la Universidad Autónoma de Madrid. Conviene destacar que paralelamente a las tareas de investigación, en el centro han dedicado un espacio para la divulgación científica en nutrición, alimentación y salud, con especial énfasis en la relación genes-nutrientes, y otro espacio para favorecer el intercambio de conocimientos y estrategias con el mundo empresarial. De hecho, durante la visita nos explicaron que IMDEA Alimentación organiza sus actividades en torno a tres ejes estratégicos: ciencia, empresa y sociedad y nos parece un enfoque integral muy acertado y necesario.     

                                                      

Personas que asistimos a la visita guiada de las instalaciones de IMDEA Alimentación de la mano del Dr. Alberto Dávalos.

En conclusión, la ciencia y el emprendimiento son totalmente compatibles a nivel práctico. Aunque llevar la ciencia al mundo empresarial requiere un esfuerzo mayor que en otros sectores, este es un campo que deberíamos explotar más como clave para generar riqueza en España.   

Mireia Bosch
Estudiante de último curso de Nutrición Humana y Dietética y científica apasionada en Neuronutrición 
 
Andreu Prados
Farmacéutico y Dietista-Nutricionista

Imagen de la portada: Logo del III Congreso Nacional de Científicos Emprendedores.   

 

 

 

Categoría: 

¿Por qué hacer divulgación científica?

Todos los que nos dedicamos a la investigación sabemos que la ciencia es necesaria para generar nuevos conocimientos. La ciencia y la tecnología han experimentado un desarrollo ininterrumpido durante los últimos 400 años. Como consecuencia de este hecho, actualmente nuestra sociedad está altamente tecnificada y especializada. Sin embargo, paralelamente existe un gran desconocimiento público de